Arte cusqueño y Artesanías de Cusco – Perú

La ciudad del Cusco nos ofrece una gran variedad de artesanías típicas propias de las comunidades de la región. Tales como la textilería, la alfarería, el tallado en madera, las imágenes, la cerámica, la platería y la cerería. Cusco no sólo es característico por sus imponentes sitios arqueológicos, sino que podrás encontrar mucha artesanía en el Barrio de San Blas.

Por otra parte, es importante tomar en cuenta que se debe respetar las reliquias históricas o artesanías precolombinas o coloniales.

La artesanía cusqueña presenta formas únicas que forman parte de la pasada realidad precolombina. Como los telares tradicionales, el moldeado para la cerámica, la imaginería religiosa. Además de toda la expresión cusqueña llena de creatividad.

Muñecas de trapo en Textilería Cusqueña
Muñecas de trapo en Textilería Cusqueña

El arte popular cusqueño

La ciudad del Cusco se caracteriza por su mitología y tradiciones, sobre todo el el pintoresco Barrio de San Blas, allí ofrecen una gran variedad de productos artesanales de toda la ciudad imperial.

Se aconseja a los visitantes adquirir artesanía en los centros de productores, en tiendas especializadas y en los mercados de abastos. Recordemos que no está permitida la comercialización de piedras de arte ni de reliquias históricas, pre colombinas o coloniales, está considerado como delito contra el patrimonio cultural de la nación.

¿Cómo era el estilo artesanal cusqueño?

El estilo artesanal cusqueño tenían formas verticales, horizontales o de cintura, de las técnicas del paleteado y del moldeado para la cerámica. En época del arte virreinal, la artesanía cusqueña ha heredado el ropaje formal y el lenguaje artístico, presentes en sus variadas expresiones, como la ingeniería religiosa.

Aquí te traemos algunas características de la peculiar artesanía cusqueña:

Textilería Cusqueña

La textilería cusqueña más original y de mejor calidad en el mundo rural es la que se encuentra en el Valle Sagrado de los Incas, entre Calca y Urubamba. Utilizan como materia prima la lana de alpaca u oveja teñida siempre con tintes vegetales.

Las tejedoras crean sofisticados diseños en base pallaes, ornamentos con gran variedad de motivos zoomorfos y antropomorfos. Mientras que los campesinos tejen coloridos trajes como ponchos, chullos, chompas, mantas, chalinas, billeteras, etc. con técnica inca conocida como el away que era conocido como tejido al estilo inca sobre cuatro palos.

Tejidos elaborados por las campesinas de la comunidad de Pisac, Chinchero, Calca y Lares en el Valle Sagrado, así como de otras poblaciones de la región del Cusco, pueden ser encontrados en las ferias dominicales de Chinchero y Pisac, y en algunas tiendas especializadas de la ciudad. En esta última los precios pueden parecer elevados, pero su calidad garantizada realmente los justifica.

El arte del telar cusqueño
El arte del telar cusqueño

Imaginería de Cusco

La imaginería es una actividad que ha dado mucha relevancia a los pequeños artesanos. La madera, el maguey, el yeso y la tela encolada son los materiales con los que los imagineros cusqueños dieron forma original a vírgenes, santos, cristos, ángeles, niños manuelitos y reyes magos.

La técnica y el colorido de la imaginería cusqueña, a diferencia de la textilería, se originan, sin rezago preciso alguno, en la época colonial.

San Blas es el barrio de Cusco que concentra el mayor número de imaginarios. En torno a la plaza y en las calles aledañas se encuentran los talleres de las familias Mendivil, Olave, Mérida y Rojas, que conforman verdaderas dinastías de artistas populares. La de los Mendivil, por ejemplo, se remonta a más de un siglo.

Cerámica Cusqueña

En la ciudad del Cusco existen varios lugares donde los pobladores se dedican a la elaboración de cerámica cusqueña, entre ellos se encuentra Racchi, a 115 km del Cusco, en la carretera a Sicuani.

Utilizando técnicas heredadas de los Incas, como el moldeado en base a cintas, los pobladores del lugar producen tanto cerámica utilitaria que comercializan en las ferias de la zona, como objetos destinados al mercado turístico, incluidas las famosas salamandras, que son vasijas en forma de botella coronadas por una figura zoomorfa.

Los alfareros de Pisac, a su vez, se especializan en la decoración de la producción de Racchi dentro de la así llamada “línea incaica” que recurre a la policromía y los motivos geométricos tan característicos de la cerámica inca. Otro rubro importante de la artesanía del lugar son las chaquiras, cuentas de cerámica decoradas también con diseños geométricos tradicionales.

Cerámica Cusqueña
Artesanías de Cusco: Cerámica Cusqueña

Platería del Cusco

La platería cusqueña combina técnicas y motivos prehispánicos y coloniales. Uno de los objetos más difundidos son los tupus, grandes alfileres ornamentales usados por las campesinas para sujetar sus mantas y que ya eran utilizadas por los Incas. Trabajados no sólo en plata sino también en cobre, los tupus destacan por la rica ornamentación de la cabeza del alfiler con motivos zoomorfos y fitomorfos.

Cuchillos ceremoniales o tumis, llamas, vicuñas e idolillos antropomorfos son también objetos característicos de la platería cusqueña que recogen tradiciones prehispánicas.

En el rubro de la joyería, tanto de oro como de plata, sobresale la dinastía de los Ormachea, padre e hijos, y Carlos Chaquiras, quienes trabajan preferentemente en el estilo colonial y en el étnico, que se caracteriza por la estilización de motivos de la orfebrería prehispánica.

Cerería Cusqueña

La cerería cusqueña es reconocida por la fabricación de velas y cirios decorados, cuya función originaria era cubrir las necesidades del culto, pero que en las últimas décadas son también demandados por los turistas.

Por otro lado, las tiendas especializadas en la venta de velas artesanales, talladas y coloreadas, se concentran en la calle Meloc, a pocas cuadras de la Plaza de Armas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram