Donde alimentarse en la ruta

Las rutas cubiertas por el transporte público siempre tienen restaurantes. Los platos que ofrecen son generalmente sencillos y sirven con rapidez y generosidad. Los menús incluyen, por lo general, una sopa caliente (caldo de gallina o de cabeza de carnero), un segundo plato (mayormente guisos a base de papa y algo de carne) y un mate o hierba aromática (anís, muña, coca). La mejor manera de saber si uno de estos locales es bueno es observar la afluencia de camiones o buses a sus instalaciones. Aproveche su estadía en ellos para obtener información sobre el estado de la ruta y los atractivos de la zona. Si, en cambio, decide internarse por alguna zona de escaso tránsito, lleve consigo alimentos y líquido. Un consejo: lleve de regreso siempre sus desperdicios. El próximo viajero se lo agradecerá.

WordPress Image Lightbox Plugin