Reseña Histórica del Camino Inca

Camino-inca-Salkantay-5d

El Camino Inca

El recorrido del Camino Inca demanda 3 días de agotadora pero a la vez reconfortante caminata que la convierte en una experiencia única e inolvidable.

PRIMER DÍA: Para conocer este maravilloso camino se parte del sector Piscacucho ubicado a la altura del kilómetro 82 de la línea férrea Cusco – Machu Picchu, al iniciar el camino inca se atraviesa un puente peatonal ubicado sobre el rió Vilcanota, para emprender el ascenso hacia una planicie ubicada en la margen izquierda del rió, por este sector el recorrido permite conocer algunos poblados pequeños que ocupan algunas familias dedicadas a la agricultura, luego de recorrer varios kilómetros se inicia el ascenso hacia una colina elevada donde se ubica el conjunto arqueológico de Wilcaracay conformado por una serie de recintos rectangulares construidos en piedra, en la parte norte del monumento se ubica un espacio semi-circular donde se realizaban ofrendas y rituales a los apus y a las principales deidades Incas, la ubicación de Wilcaracay es privilegiada ya que desde aquí se aprecia toda la cadena de montañas que integran el santuario de Machu Picchu, en Wilcaracay las construcciones pétreas presentan hornacinas trapezoidales, ventanas, accesos de doble jamba y otros elementos arquitectónicos que indican su uso ceremonial, luego de conocer este monumento el monumento el camino inca conduce hacia la parte baja por donde discurre el rio Salkantay que nace en las alturas del camino Inca, en esta cuenca el visitante se encuentra con el conjunto arqueológico de Patallakta que está integrado por una secuencia ascendente de terrazas adaptadas a la topografía de la zona, estos andenes estaban dedicados al cultivo de productos agrícolas para el Inca y su ayllu real, en la parte superior del monumento se ubican varios conjuntos de recintos cuadrangulares que debieron ser utilizados por el pueblo que se dedicaba al cultivo en los andenes, en la parte baja de Patallakta cerca al rio Salkantay se encuentra Pulpituyoc lugar ceremonial de imponente belleza ya que se haya encima de un afloramiento rocoso a pocos metros del rio Pulpituyoc tiene forma circular complementado por viviendas rectangulares, se accede al interior por un acceso estrecho que llega hacia un espacio circular donde los muros finamente labrados presentan nichos grandes, también labrados en piedra, Pulpituyoc está asociado al rio Salkantay y al camino Inca tradicional sirviendo como un centro ceremonial de principal importancia en el camino e purificación dirigido hacia Machu Picchu, luego de conocer estos sitios arqueológicos retomamos al camino inca para ascender por el sinuoso sendero con dirección a Wayllabamba primer lugar de descanso luego de la caminata, en el trayecto llegamos al sitio arqueológico de Tunas Moco donde existen algunos pequeños andenes y resalta una edificación de muros elevados parecidos a una Callanca complementado por dos recintos rectangulares, un largo canal de piedra que desemboca en una fuente ceremonial de forma semi-circular donde se realizaban ceremonias y rituales, antes de descansar en Wayllabamba ascendemos por el camino que se desliza por la quebrada del rio Salkantay y tomamos un desvió hacia el lado oeste para llegar hasta el sitio arqueológico de Paucarcancha una construcción formidable en forma de media luna erigida sobre un sistema de andenes que eleva aún más la estratégica ubicación de este monumento, Paucarcancha consta de varios recintos de tamaño mediano en la parte posterior y muestra espacios ceremoniales con un recinto principal de altos muros en la parte frontal, se completa con dos espacios semi-circulares a los costados y un muro con tres ventanas desde donde se tiene un amplio dominio visual de la quebrada, además de ser un lugar ceremonial Paucarcancha también fue un centro de control administrativo ya que por su ubicación estratégica nadie podía ser pasar por allí sin ser visto, al ubicarse en la bifurcación de caminos se puede apreciar que hacia el lado derecho de Paucarcancha continua el camino hacia el nevado Salkantay para salir por Soraypampa actual distrito de Mollepata en la provincia de Anta , por el lado izquierdo el camino continua hacia los sitios arqueológicos de Incaracay, Incasamana, Collpa y Huata para salir hacia la quebrada de Pachar en Ollantaytambo, el primer día de caminata concluye en Huayllabamba donde pernoctamos en el puesto de control a fin de reanudar la travesía al día siguiente.

SEGUNDO DÍA: Del puesto de control de Wayllabamba emprendemos el ascenso hacia las altas cumbres y el abra de Warmiwañusqa, pasando por el sector de Harpamayoc llegando hacia el conjunto arqueológico Huillcaracay, luego ascendemos hacia el sitio arqueológico de Tarayoc, continuando al sitio arqueológico Tunas Moco, luego al sitio arqueológico patahuasi, luego hacia el sector llulluchapampa  donde también es el puesto de control, continuamos hacia el abra Apu Warmiwañusca, luego bajamos hacia el sector Pacaymayo alto que también es un puesto de control, continuando con el viaje llegamos al sitio arqueológico de Runcuracay, al sector Qochapata, ascendiendo hacia el abra Runcuracay, desde Runcuracay nuevamente bajamos al conjunto arqueológico que es Sayakmarka, continuamos nuestro camino hacia el parque arqueológico nacional de Machu Picchu, en este tramo encontramos Conchamarca, luego llegamos al puesto de control de Chaquicocha, luego hacia el conjunto arqueológico de Phuyupatamarka, desde aquí se puede visualizar el conjunto arqueológico de Inti pata, tenemos Wiñaywaina el camino que continua hacia el conjunto sitio arqueológico de Inti Punku, a partir de acá ya podemos observar nuestro parque arqueológico de Machu Picchu.
El camino inca de bajada con destino a Pacaimayo alto es completamente empedrado y data de los tiempos de los Incas, es ancha y se desliza en medio de quebradas poco profundas y ruidosos riachuelos que las montañas van pariendo, luego llegaremos al puesto de control de Pacaymayo alto.

TERCER DÍA: Emprenderemos el ascenso hacia el conjunto arqueológico Wiñay huyna, el tramo se inicia con un camino tendido que pronto comienza a convertirse en una empinada escalera de piedra que asciende hacia el área de Runcuracay, en el breve descanso a media subida volteamos la mirada para ver el puesto de control de vigilancia de Pacaymayo alto donde resaltan las áreas de campamento y las cristalinas aguas que bajan del nevado Soqtacochayoc, el camino de ascenso tiene calzada original de piedra que data de la época inca y resulta increíble que a pesar del paso de los siglos, la presión de los visitantes y los cambios climáticos, esta construcción prehispánica se mantenga en iguales condiciones, luego de ascender todo el trayecto llegamos al conjunto arqueológico de Runcuracay.

Runcuracay es una construcción ubicada en la parte media de una montaña, tiene forma semi-circular y está conformada por dos recintos que se complementan y un espacio central de similar forma con ventanas de tamaño mediano, es un recinto religioso cuyas ventanas están orientadas hacia la montaña Warmiwañusca y por la forma semi-circular que presenta se considera que está dedicado a la Mama Quilla, continuando el ascenso llegamos a una pequeña lagunilla que está a pocos metros de la cima es una fuente donde los venados, zorros y otros animales propios de la zona beben agua, la tranquilidad de las aguas y el impresionante paisaje que los rodea generan espectaculares imágenes que embellecen aún más el contexto, el ascenso termina en el abra de Runcuracay, luego de apreciar el paisaje emprendemos la bajada hacia Sayakmarka por el mismo camino empedrado que transitaron los incas en este peregrinaje de purificación hacia Machu Picchu, el camino tiene emotivos momentos como cuando se atraviesa un pequeño túnel labrado en una enorme roca que cerraba el camino trazado, a lo largo del camino es frecuente ver espacios amplios que funcionan como miradores, en este caso el mirador nos permite apreciar el camino de bajada y otra pequeña lagunilla de aguas oscuras, en el descenso ya se puede observar parte del parque arqueológico de Sayakmarka, cuando se llega a Sayakmarka el viajero se encontrara con una gradería que tiene posición casi vertical con aproximadamente 97 escalinatas de piedra, sorprende la perfección de esta construcción por el tamaño de las piezas líticas y su adecuación a la topografía de la zona, Sayakmarka está ubicado al pie del camino Inca sagrado hacia el parque arqueológico nacional de Machu Picchu, esta construcción eminentemente es Inca, por las estructuras arquitectónicas, la forma de los accesos, también se tiene un espacio ceremonial que se representa con la forma de media luna, también se tiene en la parte central    de este conjunto arqueológico una Huaca que está representando a un ser antropomorfo, en este sentido Sayakmarka cumple una función ceremonial y también una función administrativa para el paso de los transitantes por esta zona tanto del mismo valle como también de zonas alto andinas, Sayakmarka actualmente es un conjunto arqueológico que tiene la función fundamental ceremonial que está asociado a las montañas que se ubican en la parte superior en ambos márgenes, tanto la izquierda, derecha, también se puede indicar que esta asociado a una Jocha que esta próximo, que se llama Llana cocha, en Sayakmarka los visitantes pueden apreciar fuentes de agua de uso ceremonial y doméstico, recintos destinados a viviendas, callejuelas estrechas delimitadas por robustas paredes de piedra, portadas de doble Jamba y una Huaca sagrada donde se reconoce el perfil tallado de una figura humana con los brazos extendidos sobre un fondo negro, como todos los monumentos arqueológicos que se ubican a lo largo el camino Inca Sayakmarka también estuvo destinado a rituales religiosos, las construcciones pétreas del camino y el propio camino desatan una serie de interrogantes respecto a su construcción, ¿Cuánto tiempo tardaron los Incas en construir todo este conjunto monumental? ¿Qué herramientas utilizaron? ¿Cuantas personas trabajaron en esta maravillosa obra? ¿Cómo se alimentaban? ¿Dónde dormían? ¿Qué método de trabajo utilizaban? ¿Qué ceremonias y rituales realizaban? ¿Por qué tantos lugares sagrados? ¿Era tan profunda la fe en sus deidades para justificar colosales obras? Las interrogantes son interminables para tratar de entender el extraordinario esfuerzo humano realizado por los Incas para construir esta red vial en medio de la intrincada  geografía de los andes peruanos.

Dejamos Sayakmarka y continuamos el rumbo al puesto de control de Chaquicocha que ha instalado la dirección desconcentrada de cultura Cusco, apenas emprendemos la marcha visualizamos el sitio arqueológico de Conchamarca ubicado en la parte inferior de Sayakmarka, a orillas de un riachuelo que baja de las alturas, Conchamarca está constituido por 3 recintos ubicados encima de una plataforma constituida por 5 andenes que elevan la parte central, por sus características arquitectónicas este sitio arqueológico también estuvo destinado a las actividades religiosas en tiempos prehispánicos, el camino de bajada está conformado por puentes de madera que cruzan los abundantes riachuelos, el paisaje va cambiando paulatinamente pues volvemos a encontrarnos con la abundante vegetación de las quebradas.

Luego de conocer Conchamarca continuamos el periplo hasta llegar a Chaquicocha, luego nos dirigiremos hacia el conjunto arqueológico de Phuyupatamarka que por el momento se esconde tras los cerros con un manto denso de neblina, el camino inca en este tramo es impresionante pues los antiguos ingenieros Incas adecuaron el trazo  a la geografía existente, así atravesamos este tramo donde hay una curva construida sobre un afloramiento rocoso que no pudo impedir el genio de los constructores, avanzando en medio de quebradas y curvas llegamos a un formidable paisaje a modo de túnel cavado en la roca madre, tanto el piso como el techo del túnel son de piedra y a pesar de la humedad interior mientras avanza en medio de luces y sombras el caminante experimenta la fuerza telúrica de los apus, al superar el túnel seguimos avanzando, el camino no deja de sorprendernos con la desafiante calzada que se superpone a la roca viva como imponiendo la fuerza y sabiduría del hombre sobre la docilidad y adaptabilidad del terreno, tras una larga caminata llegamos a Phuyupatamarka, donde el ministerio de cultura Cusco cuenta con un puesto de control y vigilancia, el nombre de Phuyupatamarka nunca estuvo tan bien puesto ya que la densa neblina que sube de las quebradas profundas no cesa durante todo el día, aquí el camino también luce rebosado y limpio con espacios para acampar y pernoctar, las lloviznas son permanentes y la abundante vegetación presenta la variedad de flora y fauna de la selva alta.

La parte central de Phuyupatamarka está conformada por una secuencia de 5 torreones circulares que están ubicados en forma ascendente, tienen forma circular y están conectados por un acceso empedrado que se adecua a las construcciones, interiormente estos torreones cuentan con ventanas y espacios libres para las practicas rituales, están complementados por recintos pequeños que servían de residencia para los sacerdotes andinos, el conjunto de Phuyupatamarka está constituido por una secuencia de terrazas o andenes que además de servir para el cultivo agrícola también cumplían la función de muros de contención sosteniendo las edificaciones ubicadas en la parte superior, luego de contemplar Phuyupatamarka retomamos el camino Inca en línea descendente y la vía no deja de sorprendernos pues en algunos tramos se encuentran trabajos increíbles, la caminata también nos lleva a un túnel más pequeño que los anteriores pero de la misma admirable factura que sorprende a los visitantes, algunos metros más abajo un mirador del camino permite apreciar a la distancia en la parte baja el conjunto arqueológico de Inti Pata un sistema de andenes de uso agrícola, la exquisitez de la ingeniería Inca permitió que estas terrazas adaptadas  a la morfología del terreno funcionen perfectamente con sus canales de agua desde hace más de 500 años, los andenes de Inti Pata están conectados por escalinatas casi verticales que permiten transitar de norte a sur y de este a oeste, tal como es necesario en las labores agrícolas, en la parte inferior de Inti Pata se aprecia un recinto de forma triangular que evidentemente estaba destinado a rituales ceremoniales, desde Inti Pata también se puede apreciar el fondo del Valle del Rio Vilcanota, desde el sector de Chacha bamba hasta el kilómetro 106 de la línea Férrea a orillas del rio sagrado, continuamos el descenso por el pedregoso camino para llegar a Wiñay wayna un conjunto ceremonial que presenta andenerías en la parte posterior e inferior, las construcciones incas de recintos y lugares ceremoniales están divididas en dos partes, La parte inferior que equivaldría al Urin, cuenta con recintos y paredes elevadas que asemejan a Yancas, puertas de doble Jamba, hornacinas trapezoidales, ventanas, callejuelas angostas y canaletas de agua que rodean los muros de construcción, hacia la parte media hay un enigmático conjunto de 10  fuentes ceremoniales ubicadas en forma descendente donde discurre el agua por pequeñas canaletas conectadas unas a otras cada fuente ceremonial es pequeña, el espacio es como para un sola persona que seguramente era la encargada de los rituales en el extremo superior del monumento se encuentra  el sector Hanan a donde se accede por una enorme puerta de doble Jamba que indica su condición sagrada, dentro del conjunto Hanan resalta un espacio abierto rodeado por un muro que tiene 7 ventanas grandes dispuestas simétricamente ubicadas a la mitad del muro, al costado hay recintos con paredes repletas de hornacinas que se supone eran ocupados por los sacerdotes incas, los dos conjuntos ceremoniales simbolizarían el principio de dualidad característico de la cosmovisión política.

Emprenderemos el tramo final del camino Inca y avanzamos casi en línea recta hacia el norte con destino a Inti Punku, el camino inca esta rodeado de abundante vegetación que brinda la sombra necesaria para cubrirse de la radiación solar que aumenta con el paso de las horas, en el camino hay calzadas de piedra y pasamos de piedra, y algunos miradores que permiten apreciar el fondo de Valle con el Rio Vilcanota, pocos metros antes de llegar a Inti Punku hay edificaciones pétreas a medio construir que seguramente fueron abandonados por los Incas tras la llegada de los Españoles, un capricho del camino se aprecia al llegar a Inti Punku donde una pequeña pero empinada cuesta nos obliga a gastar nuestras últimas energías, llegando a Inti Punku el visitante se siente deslumbrado con la vista impresionante de la maravillosa Llaqta Inca de Machu Picchu y parte de la carretera Hiram Bingam que comunica con la capital distrital de Machu Picchu.

Inti Punku es un pequeño conjunto de construcciones pétreas que evidentemente sirvió de puesto de control y administración de las personas y bienes que se movilizaban por esta ruta, ya es frecuenta hallar visitantes que llegan aquí para apreciar Machu Picchu desde otro ángulo y gozar con el amplio panorama que se abre con las montañas, valles y quebradas que se visualizan desde este punto.

Con los últimos trancos llegamos a Machu Picchu, la maravilla del mundo.

Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin